miércoles, 4 de agosto de 2010

LA QUINTA DE LA ESENCIA

Pues sí, ya tenemos nuevo libro.

Un libro muy especial pues , de un solo golpe, cinco jóvenes autores (todos menores de veinte años) nos han regalado su poesía en este libro.

Y eso, es todo un regalo.

La presentación se realizó en la localidad sevillana de El Cuervo, en el Café Centro, ya que de allí es Pascual Leal, al que siempre le estaremos agradecidos por todo lo que ha hecho para que este poemario vea la luz.

Allí, acompañándolo en este día tan señalado también para él, estaban su esposa Sandra, el pequeño Pascual y su hermana Cati, que ya es toda una profesora a la que le deseamos el mejor de los futuros en esto de la enseñanza, junto con su amiga María José.

Otro cartel más de Natividad Vidal Aleu (y van…) para dar mayor calidad al acto.

Muchas manos amigas vienen al encuentro de esta utopia para que todo salga bien. Así, Antonio y Ramoni hicieron posible la llegada de los libros al acto y, gracias a nuestro amigo Federico, el sonido nos acompañó en la presentación.

David Romero tampoco quiso perderse la presentación.

Miguel Ángel Rincón, Barry y Alfonso Baro no pudieron asistir pero en todo momento recibimos su apoyo.

Risas y nervios al cincuenta por ciento dieron paso a esta presentación tan esperada.

La Quinta de la Esencia no se queda sólo en estos autores. No. La Quinta de la Esencia es toda esa generación de jóvenes escritores y músicos que forman parte de este movimiento.

Aquí les dejo con Pablo Baena, María Hermida, Alejandro Holgado, Irene Alcedo y Manuel Fernández acompañados por la guitarra de Pablo Arévalo.

Es, y será, el primer paso de muchos sueños.





























miércoles, 28 de julio de 2010

Olas de arte en el castillo

El pasado sábado 24 de Julio comenzaba en Chipiona el ciclo cultural "Olas de arte en el castillo", organizado por el Ayuntamiento de Chipiona y El Fuego de la Utopía.

Otra vez, nuestra amiga Nati, nos regaló una joya en forma de cartel.

Para dar el pistoletazo de salida, nada mejor que la savia nueva que viene empujando. Así, los jóvenes miembros de El Fuego:

María Hermida, de Puerto Real

Pablo Baena, de Grazalema

Judiht Baro, de Puerto Real

e Irene Alcedo, también de Puerto Real

deleitaron a un público numeroso y sorprendido por la calidad de sus letras y su juventud.

El acompañamiento musical estuvo a cargo de dos clásicos de El Fuego en estas lides: Alfonso Baro y Pablo Arévalo.

La presentación estuvo a cargo de la concejal de Cultura y Fiestas, Patricia Zarazaga, que, junto a nosotros, difrutó del acto.
Agradecer a todo ese equipo de tecnicos de Chipiona, capitaneados por Antonio, todo ese trabajo que no se ve, pero es esencial para que todo salga bien.
Yo disfruté como nunca pues pienso que este es el verdadero fin de El Fuego de la Utopía. La juventud es algo más que el esteriotipo que algunos interesados quieren crear.

Aquí están, son el futuro.

Además tuve la fortuna de reencontrarme con viejos amigos como la familia de Pablo Baena Niño. Es todo un placer coincidir con sus padres Antonio y Ramoni, y con su hermano Juan Antonio, un gran poeta y un gran amigo (y el autor de las fotografías que aquí están).

Juan Antonio siempre será un miembro especial de El Fuego de la Utopía, ya que, nuestro primer libro publicado, Tiempo Incierto, lleva su firma.

Esto es sólo el principio de un verano salpicado de letras.





















María Hermida



Judiht Baro







Pablo Baena





Irene Alcedo





Alfonso y Pablo





Patricia Zarazaga






Con mi amigo Juan Antonio Baena Niño

lunes, 31 de mayo de 2010

Mi primo Alfonso


Vamos a ver:

¿No han tenido nunca esa sensación de que al doblar la esquina se iban a encontrar con aquello buscado, añorado o esperado? Un libro, una pieza musical inacabada, unos labios, unos ojos, un camino…

Mi primo Alfonso, Alfonso Baro Alcedo, y yo nos conocemos hace muchos años.

Compartimos cinco años de estudios. Éramos compañeros. Las amistades iban por otros barrios, pero éramos compañeros.

Me parecía un tipo singular. Su gusto por el inglés, por la música, por los libros o por el cine me llegaban, la mayoría de las veces, de forma indirecta en conversaciones con otros compañeros.

Era sencillamente diferente, sin más pretensiones que ser él mismo. Y eso me gustaba.

Cuando terminó nuestro periplo escolar en común anidó en mí la sensación de que volveríamos a coincidir.

Y como uno no maneja el tiempo, dejé que pasara éste e hiciera su trabajo.

Años en blanco, encuentros casuales de rápidos saludos “Aaaaaay JuanMa” “Aaaaaay Alfonso”, hasta que el pasado Octubre, el tiempo se cansó de enredar y propició un encuentro en forma de reunión escolar de antiguos compañeros.

Alguien le contó que yo estaba enredado en esto de las letras y antes de la segunda copa nos habíamos comprometido en crear una “sucursal” de El Fuego de la Utopía en Puerto Real.

Nos pusimos manos a la obra formando un pequeño grupo de escritores, músicos, artesanos y seguidores. Con el valor añadido de que la mayor parte son chicos y chicas menores de veinte años.

Y aquí vino el mejor Alfonso que he conocido: poeta, cantante, músico…Tiene una batería de temas, de letras, de ilusiones contagiosas para transmitirlas a quien ande a pocos metros de su guitarra.

Hemos coincidido en varios recitales de El Fuego y no se pueden imaginar el disfrute que da verlo actuar cuando versiona poemas de los compañeros o interpreta sus propias canciones.





Trabajo duro, constante, con calidad y, no podía ser de otra forma, con muchas risas.

¡Vaya, se me olvidaba! ¡Qué cabeza la mía! Casi se me olvida un pequeño detalle: antes dije aquello del mejor Alfonso que he conocido: poeta, cantante, músico…y con tantos puntos suspensivos se me pasó añadir “amigo”.

Amigo. Ese sentimiento difícil de catalogar, que no fraguó en años escolares, se ha rendido en pocos meses de convivencia e ilusiones y que, afortunadamente, va más allá de un poema, de una canción.

Conózcanlo aquí:

http://whoduth.blogspot.com/

¡Ah, no se olviden! Sigan teniendo esas sensaciones, sigan procurándose una esquina. A veces, sólo a veces, esa esquina termina uniendo dos vidas paralelas.

domingo, 9 de mayo de 2010


Jose González, un buen amigo, me apremiaba para que comprase las entradas para esta representación flamenca donde participa su hija.

Me apremiaba pues sabía que el teatro se quedaría pequeño el día 7 de Mayo, como así fue.

Y valió la pena.

Un espectáculo total: música, baile y compromiso.

Y es que, desde que se abrió el telón, se creó un vínculo entre artistas y público a través del cual nadie quedaría indiferente ante este espectáculo-denuncia sobre el maltrato a las mujeres.

Una historia inteligentemente escalonada en el devenir de una historia que, por desgracia, sigue siendo actualidad.

Si todas las partes de la historia me parecieron de una gran belleza, hubo dos piezas que me resultaron impactantes:

-La llegada de las tres sombras negras (recreando todo un escenario lorquiano) me transmitieron todo el sufrimiento padecido en el momento donde todo se puede perder, donde más abajo ya no se podría caer.
-La liberación de la mujer, la recuperación de la autoestima, la recuperación como persona, donde el mantón cobró vida y protagonismo.

Felicitar al Grupo Cultural de Danza “María Poquet”, a los músicos, cantaores y todo aquel que, de una forma u otra, participa en esta obra.

Esta obra que yo he tenido la fortuna de ver.

martes, 13 de abril de 2010

LA POESÍA

Nunca esperé más de lo que te pedí,
y, sin embargo, estás aquí.
Apenas me conoces (no hay porqué)
pero estás en mí.

LA POESÍA

Busca acomodo en mi hombro sin apenas esfuerzo.
Obviamente, la ignoro.
Ando yo prevenido contra sus malas artes,
venenos y celadas.
Dioses sin brújula falsean nortes, rumbos,
para encallar en ella.
Confunde, te confunde, con nombres y olores.
Cicatrices deja en pieles ajenas
sin pudor ni cuidado de evitar marcas o huellas.
Domeña el tiempo en cuerpos y caminos.
Se sienta en mi hombro,
balancea sus piernas y sonríe.
Susurra al oído y, entonces, la oigo.
Afortunadamente.