sábado, 11 de abril de 2015

CARTAS

Uno siente que, a veces, las cartas que tiene en las manos son las buenas, reconociendo, incluso, que no tiene ni idea de qué va el juego.

Encontrarme con Alfonso Baro Alcedo, ha sido una de las mejores “manos” en esta partida.

Prima la complicidad ante la formalidad y así, durante estos años, hemos caminado, con la mente en la tierra y los pies en el cielo, por esos caminos asfaltados de hojas de libros, de notas musicales.

Compartir con él escenario es para mí todo un placer, es disfrutar de todo este mundo, de este teatrillo canalla en donde nos puede el deseo de ofrecernos al público con todo ese respeto que merece.

Ayer, como otras veces, fui público ferviente de su actuación. No es fácil llenar de sentimientos un teatro con la única defensa de una guitarra y una voz. Ayer, de nuevo, lo consiguió.

Que haya versionado algunas letras mías es todo un privilegio. Poder escuchar  mis palabras en su voz  me llena de emociones inenarrables, como volvió a pasar ayer.

Arropado de la gente que le queremos y admiramos, sabe absorber nuestra energía para hacerse gigante en el escenario. Luego, lo que ha tomado prestado de cada uno de nosotros nos lo devuelve en emociones.

Esas que te erizan la piel, te ponen el nudo en la garganta. Las que te lanzan a aplaudirle antes del último acorde. Esos aplausos que a él lo alimentan y que no cambia por nada.

Yo no puedo, ni debo, darle las gracias. No, no es lo que buscamos. Eso se lo dejaremos a otros.

Solo puedo, igual que ayer, mandarle un gran abrazo , un gran beso para decirle:


Qué bueno que estés aquí.


1 comentario:

Sombra Gris dijo...

Sabía que me iba a encontrar un hermoso regalo cuando entrara en tu blog...y una vez más consigues emocionarme una vez más...Dices que no son necesarias las gracias entre tu y yo...y aún así estoy agradecido al universo porque nuestros caminos se encontraran...un fuerte abrazo