lunes, 30 de abril de 2012

CANCIONES PARA DERRIBAR MUROS


CANCIONES PARA DERRIBAR MUROS


A Lucía Sócam, cantautora, luchadora.

Todo se vuelve silencio
cuando ella sale a escena
derrumbando con su voz
un amasijo de piedras
que cubren a los ausentes
en un lecho de cunetas,
o en las sombras de las tapias,
o en perdidas arboledas.

De negro lleva las uñas,
las lleva negras de tierra,
de aquella con que sellaron
los nombres de gente buena.
Ella sigue reclamando
lo que les robó la guerra.

Canciones de pico y pala.
Canciones que desentierran.
Huesos que están esperando
que sus familiares puedan
dejar un ramo de flores
en lugar y tumba cierta.

Hasta el alma se conmueve
cuando empieza a cantar ella,
pues muestra que hay esperanza,
que sí, que hay gente nueva
dispuesta a seguir luchando,
sacando verdades fuera.

Y no hay más piel que tu voz,
bendita hija de Guillena.


3 comentarios:

JUAN dijo...

¡Cuánto tiempo, Alcedo!
Tremendo el poema. La Memoria Histórica,asignatura pendiente para la que no asignan becas porque a algunos no interesa que la verdad se sepa y siguen negando el derecho a las familias a enterrar a sus muertos de manera digna, a ver sus nombres grabados en lápidas.
Un placer leerte de nuevo. Abrazos.

Sombragris dijo...

Primo...que decirte? Fantastico y acertado...con esa sensibilidad y fuerza que te caracterizan...lo siento pero lo llevo a facebu pa que lo vea Lucía...luego me riñes si quieres...un abrazo

Juan Francisco dijo...

Querido amigo, de vez en cuando paso por aquí por si hubiera habido alguna actualización y aunque el pasado año no fue pródigo en articulos,(lo disculpo porque sé lo difícil que es mantener una pagina), este año veo el ánimo de regalarnos con cosas buenas.Deseo que el bello poema elegido que da pie al articulo, sirva para derribar muchos muros; solo así, con la paz de las canciones caerán, la paz de la música, la paz de las palabras, la paz de la verdad sin tapujos que sin violencia pero valiente reclama la paz de los que olvidados no pudieron disfrutar en vida la paz,........ y ahora en esa boca joven vuelven para reclamar justicia y paz.
Un abrazo del cartagenero Juan Francisco.